No te preocupes por tener cursos online perfectos, ya sabes que apoyo la acción imperfecta. Sin embargo, hay algunos errores comunes que cometen casi todos los principiantes. Y como esto lo sé muy bien, me siento en la obligación de advertirte antes de que los cometas tú también.

En este post te muestro los 4 errores más comunes de todo principiante al crear un curso virtual.

Cualquier curso o taller que se crea debe tener una planificación de contenidos. Esto es una regla exacta a la de los cursos presenciales, debe tener un objetivo educativo, estrategias y tácticas. Sin embargo, es un gran error pensar que lo mismo que has planificado para un curso presencial te servirá para un curso virtual. Aunque es un material importante y valioso, debes adaptarlo a un público virtual.

 

La diferencia con alumnos virtuales es que este se cansa más rápido que en un curso presencial. Además, los alumnos deben ser autodidactas porque tú no estarás allí para repetir si no entendieron algo. Tampoco conocerás las dificultades de aprendizaje que tus alumnos puedan tener, así que te toca ser precavido.

Evita ser repetitivo a lo largo del curso y preocúpate por diseñar una estructura didáctica. Si tienes la posibilidad de pedir consejo a un diseñador instruccional mucho mejor, este te orientará sobre la forma más eficiente, eficaz y atractiva de impartir conocimientos en el ambiente virtual.

 

De todas maneras, lo importante es que cada lección tenga un objetivo claro. También es importante que el alumno pueda evaluar si ha adquirido los conocimientos necesarios. Si es un taller querrá poner en práctica lo aprendido así que permítele hacerlo. Incentívalo a seguir avanzando al final de cada lección. Muéstrale la ruta a seguir y por donde va. Y no te olvides de diseñar cursos cortos para dar la impresión de que avanza más rápido, en el mundo virtual esto es preferible a hacer pocas lecciones pero muy largas.

A medida que vas creando más y más cursos, te vas fascinando por la tecnología y todo lo que puedes hacer con ella. Sin embargo, olvidarse de que los alumnos son el objetivo principal y no la tecnología es un error que se comete muchas veces. Recuerda que no todas las personas están abiertas a la tecnología. Y aunque tu curso le suene interesante, puede cohibirse de hacerlo por el sólo hecho de tener que utilizar herramientas tecnológicas.

 

Utiliza la tecnología mínima necesaria y de acuerdo a la estadística que manejes sobre la receptividad hacia la tecnología que tiene tu tipo de alumno. Ofrece diferentes recursos siempre y cuando lo consideres necesario para cumplir los objetivos académicos. Muchas veces lo más simple es lo mejor.

Este es un gran error principalmente si los vídeos no son en vivo, ya que los alumnos querrán preguntar, practicar, conversar con otros, emitir opinión, etc. Por eso, se aconseja que dejes espacio para esta interacción como puede ser un chat, foro, un grupo en Facebook, trabajos con grupos virtuales y cualquier otro disponible.

 

Recuerda que la interacción que se busca es de diferentes niveles: interacción con el tutor principal, es decir, contigo o con las personas que te ayudan; interacción con los otros alumnos para compartir ideas y conocimientos y finalmente, interacción con el contenido para sentir que avanza en el aprendizaje y que realmente ha pasado del desconocimiento al saber.

masterclass

Así que ya lo sabes, estos son los errores más comunes que debes evitar.

Y para que tu curso online tenga el mayor de los éxitos, únete a Secret Biz Club donde un grupo de emprendedores interactuamos todos los días para impulsar nuestros proyectos.

Pin It on Pinterest

Share This